tutube

Loading...

3.02.2011

# 005. Mirar y no ver nada.

Tú me has enseñado a querer sin ver.
Me has enseñado a amar por lo qué eres y no por como seas.

Cada vez que hablo contigo una sonrisa me inunda la cara, el estómago se me encoge y las manos me tiemblan.
Y ¿sabes qué es lo mejor?
Que todas estas sensaciones me duran desde la primera vez que hable contigo.

Es increíble como me cambias, es increíble lo que te extraño y es increíble porque es real.

Todo lo que no puedo ver es todo lo que me das.
Una vez me preguntaste si te amaba, te dije que para ello tenía que verte y conocerte pero a veces siento que ya te conozco y ahora sé que no necesito verte para quererte, tu me lo has enseñado.

Después, yo te pregunté lo mismo y tu respuesta fue la que me hubiese gustado tener a mi, me dejaste si palabras, sonó tan madura, tan sincera.
Me dijiste que estás enamorado de lo que soy pero que, obviamente, algo más te faltaba, que si, hubiese estado cerca tuyo, probablemente te hubieses enamorado de mi hace mucho tiempo.

Ay! el amor, el amor... tan sincero, tan transparente, tan inocente, tan odiado y a la vez tan deseado.

Yo lo único que deseo es, lo que siempre nos decimos, vernos algún día, mirarnos y que el corazón se nos acelere, que lo primero que nos salga sea tocarnos, sentirnos, rozarnos... Sentir la piel de tus labios en los mios, sentir como nuestras manos se entrelazan, notar como nuestras miradas se funden, como ambos nos fundimos, nos hacemos uno y todo gracias al no ver, al no mirar hasta el momento de la verdad, cuando el amor ya está dentro de ambos.

Cada vez que me llamabas, cada vez que te escuchaba... parecía que estabas a mi lado, como si de siempre fuese que nos hubiéremos amado, cuando tu respiración oía, creía que era la mía, estábamos tan compenetrados.

Me encanta tu voz masculina, me encanta tu voz ronca, me encanta tu risa, me encanta cuando pronuncias mi nombre, suena tan bien de tu boca...

Cuando me vacilas y te ríes de mí, quedo como una tonta pero contigo no me siento así, será por esta complicidad, por esta manifiesta confianza que apareció de no ver, de no mirar con los ojos sino de mirar con el corazón, eso que tú tienes tan grande y donde también quepo yo!

Te kelogs con cocholate!!!(L)

Aún te espero mi príncipe.